R44 13/12/2020

1 Mariluz Ortega

El poder de la masa y su influencia inconsciente.

No cabe duda: los seres humanos somos sociales por naturaleza. Lo que tal vez no sea tan obvio es lo fácilmente que nos dejamos llevar por «la masa».

A raíz de la pandemia y de las situaciones que esta ha generado (cuarentenas, confinamientos, distanciamiento social, teorías varias, posicionamientos enconados, etc.) hemos leído y escuchado con más frecuencia de la normal algunos términos como «borregos» o «rebaño» que nos recuerdan que a lo mejor no somos tan independientes y libres como a veces nos pensamos.

Estamos «programados» para seguir al rebaño porque lo contrario podía suponer la muerte. Hace no tanto tiempo, la supervivencia del individuo dependía de su pertenencia al grupo. Si no formabas parte de una tribu o de un grupo social, tu vida estaba en grave peligro. Los humanos, como especie, prosperaron y se extendieron por el planeta gracias a su capacidad de cooperación: unos pescan, otros cazan, otros recolectan, otros curten pieles, otros las cosen, otros cocinan, otros cuidan a los niños, otros curan a los enfermos… Si tú solo tienes que hacer frente a todo esto, la supervivencia y la propia vida se hacen mucho más difíciles. Supongo que por eso, desde pequeños, nos adaptamos a nuestro entorno cueste lo que cueste y somos capaces de hacer lo que haga falta para encajar (incluso, a veces, a costa de nuestro propio bienestar emocional).

Venimos configurados para poder hacer esto y adaptarnos así a cualquier ambiente, cualquier idioma y cualquier grupo de normas y creencias del grupo en el que somos acogidos. Todo ello en piloto automático y de manera inconsciente porque, en la infancia, es una cuestión de supervivencia.

Aunque estos sistemas pasan por cierta revisión en nuestra adolescencia, esta tampoco es del todo consciente y deliberada. Es un reajuste «duro» en el que buscamos nuestra identidad encajando en un grupo diferente al familiar y por eso (entre otras cosas) es una etapa vital complicada para casi todos los seres humanos.

Por supuesto, todo esto nos deja una huella: la masa nos sigue condicionado igual, aunque pensemos que no es así y aunque no nos demos cuenta.

Y ojo: la masa puede estar repartida o concentrada, pero sigue siendo igual de poderosa.

  • Puede estar concentrada cuando una persona o un pequeño grupo de personas ejerce una gran influencia sobre otras. Sería el equivalente a una estrella (mira, como las de Hollywood), un planeta muy masivo o, en algunos casos (me viene a la mente Hitler, por ejemplo), incluso un agujero negro.
  • Pero la masa (y su influencia) también puede ser igual de efectiva cuando se encuentra repartida entre diferentes individuos, siempre que su número alcance una cantidad determinada y suficiente (lo que llamamos masa crítica).

Tampoco hay que ser sociólogo ni nada por el estilo para poder observar todo esto en tu área de influencia. Hay multitud de vías y maneras para observar todo esto en la práctica. En este artículo hablaré solo de un par de ellas, tan cotidianas como sencillas: una es la moda y otra las redes sociales.

La influencia de la masa en la moda.

¿Alguna vez te has fijado en los grupos de adolescentes que ves por la calle? A veces parece que van uniformados ¿verdad? Si ves a un grupo de 4 o 5 chicas, van casi todas vestidas iguales entre ellas. Y lo mismo sucede con los chicos. Y yo no me libro para nada. Si echo la vista atrás, cuando tenía 15 o 16 años mis amigas y yo parecíamos clones. Por un lado, supongo que la ropa que llevamos nos hace sentir que tenemos algo en común y que pertenecemos a un grupo, pero… ¿qué pasa de mayores?

Pues que seguimos haciendo caso a las modas sin planteárnoslo siquiera. Por un lado, porque es difícil encontrar ropa que no siga la tendencia. Si se llevan los pantalones de campana, es casi imposible encontrar pitillos y viceversa. Pero más allá de eso… seguimos la tendencia (por absurda que esta sea) para no parecer desfasados y no sentirnos «fuera» del rebaño. Es de lo más inconsciente, pero lo hacemos.

Te pongo un ejemplo absurdo: la moda de llevar la camisa o el jersey por fuera del pantalón… salvo la parte delantera. ?‍♀️

En algún momento, a alguna «lumbrera» (o estrella, o influencer, o mente maquiavélica de la moda, o lo que fuera) se le ocurrió que llevar todo el jersey o la camisa por fuera del pantalón era vulgar o lo que fuera, y empezó a meterse la parte delantera dentro del pantalón. ¿Para lucir barriga plana? Ni idea. Pero seguramente sería alguien con la suficiente autoridad o influencia (con la suficiente «masa» y poder de atracción gravitatorio) como para ser imitado o imitada.

Supongo que, desde ahí, esta moda comenzó a extenderse hacia otros planetas también masivos que empezaron a hacer lo mismo y de ahí fue extendiendo su influencia (en plan «onda gravitatoria») hasta llegar a las personas más «normales» en número suficiente (masa crítica). A partir de ahí, esa forma de llevar la ropa se ve a todas horas y por todas partes. Hasta el punto de que, en algún momento del futuro, podrás decir que una peli o una serie se hizo allá por el 2019-2020 simplemente por la forma en que la gente llevaba los jerseis o las camisas: la parte delantera por dentro del pantalón y el resto por fuera.

Es algo muy sutil y no tiene sentido ninguno pero, si no lo haces, te puedes sentir «fuera».

De los pantalones rotos, mejor no hablamos… Me estoy imaginando los comentarios que habría hecho una de mis abuelas sobre esto de comprar pantalones nuevos ya destrozados y me parto de la risa yo sola (mi abuela era muy mordaz cuando quería, y de maneras muy creativas además).

Si esto ocurre con algo tan tonto como la forma de llevar la ropa… imagínate qué no ocurrirá con las ideas y las formas de pensar.

¿Quién las modela? ¿Quién las planea? Los medios de comunicación y la publicidad juegan un papel vital en su extensión, por supuesto (y cada uno hacemos nuestros papel satelital en todo esto), pero no me extraña que surjan todo tipo de teorías conspiranoicas, porque es de lo más lógico pensar que algún agente enormemente masivo (o sea, con el sufienciente «poder» gravitatorio) tiene que estar detrás de la planificación de estas ideas. Puede que no sea así, pero resulta bastante lógico pensar que lo sea.

La influencia de la masa en las redes sociales.

La herramienta de manipulación perfecta. Pero no me voy a meter en esos berenjenales, sino que me voy a ir a una acción tan aparentemente inocente como cotidiana para cualquier usuario de redes sociales: el click.

¿Alguna vez te has parado a pensar un poco antes de hacer click en ese «me gusta» o «no me gusta» o en ese «me encanta»? Una acción tan rápida e inconsciente lleva detrás mucha más miga de la que parece.

Por un lado, esos clicks son los que alimentan la monstruosa maquinaria de las redes sociales (muy egoica por otra parte). Pero, por la otra… ¿te has parado a darte cuenta de cómo te influyen los clicks que ya hay a la hora de otrogar el tuyo?

Esto es muy sutil y puñetero, pero te invito a hacer la prueba:

  • ¿Te resulta más fácil reaccionar a una publicación si otros ya lo han hecho antes que tú?
  • ¿Cómo te dejas influir por los iconos de reacción de Facebook que ya han usado otros? ¿Te cuesta «llevarles la contraria»? ¿Tiendes más a un «me gusta» o a un «me encanta» en función de los «me gusta» o «me encanta» que ya hay? También es válido al revés ¿tiendes al llevarles la contaria?

Yo llevo unos días observándome con esto y tengo que reconocer, por mucho que me fastidie, que sí que me influye lo que ya me encuentro. Es muy sutil y sucede en décimas de segundo, pero ocurre. Tengo que hacer un esfuerzo consciente para parar y sentir qué es lo que quiero hacer de verdad.

A lo mejor no estamos tan libres de manipulación como nos podemos pensar… por muy «fuera del rebaño» que creamos encontrarnos. ?

Si eres influenciable en algo tan tonto como en elegir de qué modo te metes o no la camiseta dentro del pantalón, imagínate de qué otras maneras estás siendo influenciado y no te estás dando ni cuenta


Mariluz Ortega

La autora:

Hola, soy María Luz Ortega. Alma mater de "El Bosque Mágico de Ávalon". Gracias por pasarte por este Bosque tan especial. :-) Si quieres saber algo más, visita la sección "sobre mí" de esta página.


Por si te interesa...

Libertad y éxito.
Lo que hacemos con la sombra

¿Y tú? ¿Cómo lo ves?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}