mayo 11

0 comments

El camino del empoderamiento: de lo reactivo a lo creativo.

Yo suelo ser la primera sorprendida cuando preparo las Consejas porque de vez en cuando me encuentro conceptos con los que no había conectado antes y esta es una de esas ocasiones.

Hay términos que usamos mucho porque de alguna manera «están de moda» aunque muchas veces lo hagamos sin pararnos siquiera a pensar en lo que significan y, para mí, «empoderamiento» es uno de esos términos.  Estas Consejas me han hecho ver matices de este concepto con los que hasta ahora no me había encontrado y me siento agradecida por ello.

Hasta ahora, cuando pensaba en «empoderamiento», lo asociaba mayormente con la responsabilidad.  Pero ahora lo veo como un proceso vivo, de continua autoreferencia

Mejor te lo cuento en el vídeo:

Y también te lo resumo por aquí, por si no tienes tanto tiempo.

Eres único/única.

Ya lo vimos en las Consejas pasadas: no tiene ningún sentido que te compares con nadie y, menos aún, que quieras ser como nadie. Eres únic@ y has venido a esta vida a expresar esa unicidad.  No merece la pena intentar ser como nadie más porque, como bien sabes, cualquier otro papel que no sea el de ser tú mism@, ya está cogido.

El camino del empoderamiento pasa por aceptar esta verdad y empezar a dejar de fijarte en lo de fuera, porque haciendo eso, sin darte cuenta estás también regalando tu poder.  Cada vez que te adaptas a un modelo determinado por seguir la corriente social, la moda, etc. y te «empeñas» a ti en el proceso, estás regalando tu poder y estás dejando de expresar eso que eres.

Todos los hacemos o lo hemos hecho.  Es normal.  Es un mecanismo de supervivencia.  Mimetizarnos con nuestro entorno es vital para ser aceptados y de ello depende nuestra calidad de vida, sobre todo cuando somos niños y adolescentes.  Pero, alcanzada cierta madurez… llega un momento en que olvidamos el motivo por el cual nos mimetizamos.  Olvidamos incluso que lo hicimos y nos identificamos tanto con el personaje que en su momento construimos que llegamos incluso a olvidar quiénes somos.  ¿Cómo podemos empoderarnos desde ahí?

¿Qué es para ti el éxito?

No solo tendemos a compararnos con otros sino que también «compramos» sus modelos de éxito y triunfo.  Podemos querer ser una estrella de rock porque admiramos mucho a una de ellas y consideramos que eso es tener éxito.  O podemos querer ser millonarios porque nos parece que eso es tener éxito.  Pero ¿nos hemos parado a pensar en qué es para nosotros el éxito?  Porque a lo mejor para ti el éxito es vivir una vida tranquila y sencilla en el campo.  O ser panadera.  O taxista.  O cajera de súper mercado.  O médico.  O pintor.  O cantante… 

Tu realización como persona y tu felicidad no dependen de si alcanzas cierto éxito en lo que haces sino de la cualidad de tu «hacer».  No hace falta recibir el primer premio al mejor pan de España si lo que te hace feliz es hacer el mejor pan posible cada día.  Tendrás días mejores y días peores.  Ya sabes: todo pasa.  La felicidad no está en la consecución de ese éxito sino que el verdadero éxito (y la felicidad) se encuentran por el camino. 

El empoderamiento como proceso de creación continua.

Poniéndote al servicio de eso que quiere expresarse a través de ti, de esa esencia, te conviertes en un canal de creación y expresión de esa unicidad que has venido a aportar a esta vida.  Tú mism@ te das el permiso para SER tú y para hacer lo que te nace hacer (desde el corazón, no desde el ego).  Entonces estás viviendo una vida empoderada. 

Una vida empoderada es también una vida coherente y esa coherencia es algo vivo, que va evolucionando con el tiempo.  También requiere presencia y responsabilidad.  Ser coherente con el tú que eras hace 10 años si ahora eres alguien diferente, no tiene demasiado sentido.  Tú vas evolucionando por definición porque estás vivo, y el proceso de creación de tu vida va evolucionando contigo.

El empoderamiento, entonces, no es algo que «consigues» y ya lo tienes para siempre sino que es algo vivo que hay que cuidar y mantenerEs un proceso, un compromiso, una forma de vida.  En ese proceso, tal y como nos recuerda la carta anterior, tendremos nuestros más y nuestros menos pero estamos en ello ¿verdad? y estas Consejas son un maravilloso recordatorio para que no lo olvidemos.

¿Quieres que te avise cuando salgan Consejas nuevas?
Solo dime tu nombre y a qué dirección quieres que te las mande.

* Soy Mariluz Ortega García (DNI 51674866F) responsable de cuidar tus datos como a mis hijos. Con tu consentimiento formarás parte de la lista de suscritos de este Bosque avalonero. Podrás darte de baja cuando quieras así como modificar datos y preferencias llamando al 912991011 o escribiendo a mariluz@elbosquemagicodeavalon.es.  Prometo solemnemente no ser cansina.  Ante la duda, consulta la política de privacidad

You may also like

En relación a las relaciones.
MASCULINIDAD TÓXICA

Cuéntame: ¿cómo lo ves tú?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
A %d blogueros les gusta esto: