Libertad y éxito.

CONSEJAS  19/11/2021

Mariluz Ortega

Libertad y éxito.

¿Qué tiene que ver el éxito con la libertad?

Como decía en la intro de Youtube, la etimología de la palabra «éxito» tiene mucho que ver con «encontrar una salida».  De ahí que veamos el cartel de «EXIT» marcando la puerta de salida de muchos lugares públicos.  La carta del 6 de bastos del Tarot de la Nueva Visión me lo ha recordado.

Por eso he dirigido las Consejas de esta Luna llena del 19 de noviembre a esa mezcla de «éxito» y «salida».  Podríamos decir que es un momento estupendo para encontrar (con éxito) la salida a una situación que te traiga de cabeza o que lleva tanto tiempo caducada que casi que «va oliendo».  Y, curiosamente, encaja con la interpretación típica de los eclipses de Luna como un momento en el que hay algo que «se corta» o «se deja atrás».  Es el momento propicio pues para «salir» de algo.

¿El qué?

Por las cartas de la tirada Zen, yo diría que es posible que tenga que ver con el conflicto.

¿Cuále serían las claves para el éxito en este proceso?

1.  Conocer, administrar y cuidar tus recursos.

No me refiero solo al dinero, sino a todo tipo de recursos:  tu alimentación, tus horas de sueño, las personas con las que te relacionas.  Y también tu alimentación mental, tu alimentación emocional, tu cuerpo… TODO.

Parece una tontería pero cuando tienes todo tu plano terrenal en orden, todo fluye mejor.  Solo el hecho de poner consciencia en cuáles su tus recursos y en el uso que les das, te puede ayudar a liberar espacios y, por supuesto, también a lograr el éxito en lo que sea que te propongas hacer. 

Si no sabes lo que hay ¿cómo vas a poder soltar? 

Imagina que tienes tu armario tan abarrotado de cosas que no sabes ni lo que tienes y que quieres dejar atrás tanto caos para tener una vida más minimalista.  Saber que ese armario «petado» de cosas está ahí, te pone de los nervios.  En algún momento tendrás que abrirlo para saber qué tienes y qué quieres hacer con ello.   El minimalismo no se instala solo ¿verdad?  Y a no ser que seas Mary Poppins, los armarios tampoco se ordenan mágicamente.

¿Te imaginas el gustazo de tener espacio en el armario?  ¿De tener toda tu ropa ordenada y bien colocada, de saber qué tienes y dónde lo tienes y poder encontrarlo en un segundo?  Ese es el efecto de una buena gestión de recursos.

2.  Soltar la resistencia y el conflicto.

O, por lo menos, darte cuenta de que están ahí. 

Gastamos enormes cantidades de energía en sostener conflictos y en «defendernos» de…  ¿de qué exactamente?  Muchas veces no sabemos ni de qué nos estamos defendiendo.  Simplemente, nos hemos acostumbrado a ir por la vida «a la defensiva», anticipando conflictos imaginarios.  Provocándolos inconscientemente incluso.  Y luego nos quejamos de que la vida es dura, una lucha continua, una competición feroz…

En este caso la jaula es la armadura con la que nos protegemos.  La vida vivida desde esa armadura, desde ese continuo anticipar conflictos (provocándolos inconscientemente en el proceso), no se parece mucho a la vida en libertad que deseamos ¿verdad?

¿Y si todo lo que hubiera que hacer fuera quitarse la armadura? 

Ufff.  Da miedo, sí.  Si llevas toda la vida con ella puesta, seguramente te sientas muy vulnerable sin ella.  Pero ¿y lo bien que se siente cuando te da el solecito en la piel o la brisa la refresca?  Por no hablar de la ligereza.  Tantos y tantos kilos de metal…

Estas armaduras metafóricas muchas veces están asociadas a nuestras creencias.  Nos hemos identificado tanto con ellas que, si nos encontramos con alguien que tiene otras diferentes y las rebaten, sentimos que somos nosotros los que hemos sido atacados.  Pero no es verdad. 

Tú no eres tus opiniones.
Tú no eres tus creencias.
¿De verdad esas opiniones/creencias necesitan que tú «las defiendas»?
¿Qué ganas haciéndolo?
Y, lo que es más importante: ¿qué te estás perdiendo?

¿Vas a seguir enjaulado en esa armadura mucho tiempo?  ¿O prefieres librarte de ella y correr libre por el campo y poder sentir la brisa, el sol, el aire… el abrazo de otro ser humano?

3.  Integrar polaridades.

A veces no hay que integrar nada, solo se trata de darse cuenta de que la separación entre ambas polaridades es ficticia.  Pasa un poco como con los imanes: por mucho que los dividas, nunca podrás tener un polo positivo por un lado y un polo negativo por el otro.  Si no tuviera polo positivo y polo negativo, no sería un imán.  Nuestra dualidad es un poco así: no puedes tener lo blanco sin lo negro, el día sin la noche, el frío sin el calor. 

Cuando te das cuenta de esto, puedes dejar de «defender» un polo y «atacar» al otro porque sabes que los dos van juntos.

A veces no se trata ni siquiera de «juntar» o unir las dos polaridades, sino de reconocer que ambas forman parte de lo mismo y colocarte en un lugar más neutral.  Solo con eso, ya estás liberando energía y liberándote a ti de sostener uno de los extremos.  Solo eso, ya es un éxito.  Solo con eso, tienes casi un pie más allá de la 3D.  😉

¿Y si la «magia» estuviera en descubrir qué es lo que tienen en común esos dos polos aparementente irreconciliables para ti?  A lo mejor ahí encontramos respuestas.  Nunca me lo había planteado.

Un abrazo.
Y hasta las siguientes Consejas.


Mariluz Ortega

La autora:

Hola, soy María Luz Ortega. Alma mater de "El Bosque Mágico de Ávalon". Gracias por pasarte por este Bosque tan especial. :-) Si quieres saber algo más, visita la sección "sobre mí" de esta página.


Por si te interesa...

Lo que hacemos con la sombra

¿Y tú? ¿Cómo lo ves?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}