R44 25/11/2020

0 Mariluz Ortega

¿Tú también te acuerdas de Santa Bárbara solo cuando truena?

Algo que he observado mucho en esta pandemia es cómo utilizamos la información a nuestra conveniencia y me ha parecido un reflejo estupendo y muy claro de lo que solemos hacer en la vida.  Vamos recolectando aquello que justifique lo que creemos o pensamos y desechamos todo lo demás.  No es que lo desechemos, es que ni siquiera lo vemos o directamente lo rechazamos.  Vamos, que no es que no lo veamos, es que no lo queremos ver.  Y no nos damos cuenta de que lo hacemos.

Yo, la primera.  Aunque, al menos ahora que soy consciente de esta tendencia, procuro estar más atenta.

La OMS nos ha proporcionado un maravilloso espejo para observar todo esto.  He visto veletas con una directriz más fija que la suya, que cambiaba de opinión casi cada cinco minutos. Por la mañana decía una cosa y por la tarde del mismo día, la contraria.  Así que ha sido perfecta para servir de base justificativa a todo tipo de teorías y puntos de vista sobre la situación con el famoso bichejo.

He visto personas despotricar un día contra la OMS como si esta organización fuera el mismísimo anticristo encarnado y el enemigo más acérrimo de la humanidad y he visto cómo estas mismas personas utilizaban el «es que lo ha dicho la OMS» como justificación para otra cosa.

Pero vamos a ver ¿la OMS no era el mismísimo demonio?  ¿O solo es el demonio cuando conviene?   Mi parte más plutoniana y radical (o blanco o negro, nada de posturas intermedias) chirría enormemente con este tipo de fenómenos tan «chaqueteros».  Pero… en estos tiempos que corren ya no sé si hay «verdades» como «las de antes», de fiar y sin fisuras.  A mí se me han caído prácticamente todas.  Entre ellas, la ciencia que, como la OMS, parece otra Santa Bárbara de la que solo nos acordamos cuando truena.

Cuando conviene, se utiliza el adjetivo «científico» como justificación y, cuando no, la ciencia está vendida a oscuros intereses.  Que no digo yo que no sea cierto (la industria farmacéutica es sospechosa de por sí), pero ni es siempre de una manera ni es siempre de la otra.  En la ciencia también hay de todo, como en la viña del Señor.

Lo que me llama la atención es que, de 100 estudios científicos, seamos capaces de seleccionar uno de ellos porque concuerda con algo que creemos y entonces exponemos nuestra teoría como «apoyada por la ciencia» sin darnos cuenta de que   ¡¡ estamos descartando los otros 99 igualmente apoyados por la ciencia que concuerdan exacatamente con lo contrario !!  Y, si de esos 100 estudios ninguno nos resuena… pues a la porra los 100 y ni nos acordamos de la ciencia.

Ya me vale a mí mezclar a una Santa con la ciencia, pero es lo primero que me vino a la cabeza anoche, cuando vi una publicación que me hizo pensar en todo esto.  Pero oye, ahora que la veo… es como para tenerla en cuenta con más frecuencia. ¡Menudo poderío!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Mariluz Ortega

La autora:

Hola, soy María Luz Ortega. Alma mater de "El Bosque Mágico de Ávalon". Gracias por pasarte por este Bosque tan especial. :-) Si quieres saber algo más, visita la sección "sobre mí" de esta página.


Por si te interesa...

Libertad y éxito.
Lo que hacemos con la sombra

¿Y tú? ¿Cómo lo ves?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}