Recuerdos de Ávalon.

Recuerdos de Ávalon.

Recojo aquí algunos de mis Recuerdos de Ávalon, refrescados por una Lectura de Registros Akáshicos de hace algunos años.

Estos recuerdos han tomado fuerza y sentido en los últimos días.  Por eso los comparto.

La encontraban en El Bosque…

La Puerta estaba en El Bosque…

Y ella, allí, se manifestaba,
para curarlos
con su bálsamo.

Curaba heridas.
Y curaba el corazón de los hombres.

Muchos guerreros,
que llegaban de la guerra con graves heridas,
pasaron por sus manos
para recuperarse de la batalla.

Y ella, allí,
les curaba,
con sus manos,
en un silencio perfecto.

Druidas y guerreros acudían
desde todas partes,
buscándola, desde el respeto,
pues conocían el poder sanador
de las Sacerdotisas Mayores de Ávalon.

Ella era una de esas Sacerdotisas.
Y tenía el “poder”
de sanar a los hombres,
de colocar magnéticamente el bálsamo de Ávalon en sus heridas
para ayudarles a sanar.

Acogiéndolos,
desde la dulzura,
desde el Amor más puro,
con el más absoluto Respeto.

Ellos sabían
que la Luz de una mujer
es la Luz de la Sanación,
sobre todo la de una Sacerdotisa Mayor.

Por eso, en Ávalon, la Mujer es Sagrada.

Es importante que el Hombre vuelva a ver a la Mujer como un gran Instrumento Divino, de Evolución personal, de Sanación.

Hay que Honrar a la mujer, porque la mujer es capaz de potenciar todo lo que el Hombre ES, ser su pedestal, ser su apoyo, ser su vuelo.

Es importante que la Mujer recupere ese recuerdo, esa sabiduría, ese “poder” para compartirlo.

Por esto hablo tanto de Femenino Sagrado y Masculino Sagrado.  Es hora de encontrar otra forma de SER y relacionarnos.

Recuerdos de Ávalon

Recuerdos de Ávalon.

Guardar

Si tienes algo que decir, aprovecha y cuéntanos.