Lidiando con un ego arrogante: el «macarra interior».

No es fácil, la verdad.  Ya te lo digo yo, que lo tengo.  Todo el mundo habla de «el niño interior», pero…

¿qué pasa con el «macarra interno«?

Porque, si lo tienes (como yo), te puede salir por peteneras en el momento más inoportuno, que menudo es el ego…

Tiendo a olvidarme de mis tomas de consciencia a este y a otros muchos respectos y, como esto del blog tiene mucho de «diario», he decidido poner algunas por escrito, para que no se me olviden ni se me pierdan y también para que puedas aprovecharte de ellas si es que te resuenan.

A lo mejor este artículo te interesa si, como yo, tienes un «macarra interno» de esos que dan mucho miedo.  (Ríete tú de los «ángeles del infiennnno»).

cómo lidiar con un ego arrogante

Yo a veces visualizo/traduzco mentalmente al mío en plan Robert de Niro en «taxi driver» con su famoso «are you talking to me?» pero en plan «¿te crees que me vas a ayudar?  ¿a mí?»  Es paradójico, pero es.  Vamos, que me sale este chulito interno cuando menos me lo espero y, de verdad que no es fácil lidiar con él.  Ni como consultora ni como consultante.

Supongo que, para otros, esto será como de primero de coach… de hecho, puede que sea redundante hablar de «ego arrogante».  Pero chica, esto es aprendizaje vivido «en mis cannnes», tanto de consultora como de consultante (y también de participante y facilitadores de talleres varios) y, como veo que tiendo a olvidarme…  me lo dejo por escrito (de hecho, me lo imprimo y plastifico).

|| NOTA MENTAL para mi ego arrogante de consultora/consultante. ||
 
Como consultora me recuerdo a mí misma que:
 
Mi visión en consulta de tu proceso como consultante es solo una pequeña ventana a tu vida, un fotografía instantánea, un momento capturado en una frase más o menos inspirada, un hilo del que tirar.
 
Pero sé que tú no eres esa instantánea. Eres mucho más.
 
Y soy consciente de que no estoy viendo todo lo que eres, sino solo una parte de los programas que te tapan, de tus máscaras, de tus circunstancias, de tu contexto y tu subtexto, de tus programas, de tu transgeneracional… y no tu proceso global.
 
En el momento de la consulta veo solo una parte de ti. Con suerte e inspiración, tal vez alguna de las más relevantes en este momento, pero sigue siendo una parte.
 
Antes de juzgarte o imponerte mi visión reducida de ti, reconozco humildemente que eso es todo lo que puedo ver:  la parte que puedo ver,  la que me permito ver,  la que me permites ver, la que se me permite ver, la que me es revelada.
 
Soy consciente también de que esa parte que veo también refleja partes de mí y me enseña (si estoy dispuesta a aprender). Y por ello te doy las GRACIAS ❤️, por acudir a mí y permitirte “verte” y, de esa manera, “verme” también a través de ti.
 
Sabiendo siempre que lo que veo es solo una parte de tu todo. Que no lo sé todo de ti.
Ni de mí.
Ni de nada.
Aunque, desde mi arrogancia, a veces se me olvide y me crea que “sé”.
 
Te ofrezco lo que veo por si te sirve. Te ofrezco lo que siento por si te ayuda. Te ofrezco lo que me llega como un ingrediente más a tu kit de catalizadores de crecimiento y evoluzión.
 
Mi misión es ofrecerte lo mejor que pueda darte en cada momento, pero tú tienes el poder 💪, la responsabilidad y la libertad de hacer con ello lo que consideres oportuno.
 
Lo importante en mi consulta eres tú, no llevar yo la razón.  (Estoy por tatuármelo).
___________________________________________
 
Como consultante me recuerdo a mí misma que…
 
No pierdes nada por escuchar. ESCUCHA . Dale una oportunidad a las cosas que recibes. Pregunta (si lo necesitas) hasta aclarar lo que precises y dale un ratito libre a esa “macarra interior” de la que tan poco se habla, pero que está, y que a veces te impide beneficiarte de la ayuda que está a tu disposición.
 
¿Qué prefieres?  ¿Seguir igual o tener razón?
 
GRACIAS ❤️ consultor/consultora (y compañer@s del metal, o más bien del «heavy metal» 🤟🤟🤟) por tu paciencia conmigo cuando me pongo obtusa y recalcitrante desde este ego arrogante.
 
PERDONA 🙏 si he echado sobre tus hombros más peso del que te correspondía, o por mi resistencia.
 
Me responsabilizo de mi parte. Tus consejos pueden cambiarme la vida, pero solo si los pongo en práctica y los aplico, y eso… depende únicamente de mí 💪, que tú bastante tendrás con lo tuyo.
____________________________________________
 
Como consultora/consultante/compañera del heavy metal 🤟
 
Recuerda que la cara de «me cagontostusmuertos» de la persona que tienes a tu lado o enfrente, puede significar que has dado en hueso, y que cada uno lleva el dolor como puede.  Unos lloran, otros disimulan, otros gritan y otros se lian a dentelladas o puñetazos con lo que (o con quien) tengan más cerca. Y otros, lo niegan (lo negamos) y estamos en nuestro derecho.  Deja tiempo a que traspase, que cada uno se baja de la burra cuando quiere y algunos, nos nos bajamos ni a cañonazos.
 
No todos son como tú y no gestionan el dolor de la misma manera.  Tenlo en cuenta.
Ea.  Eso es todo (por el momento).

Si tienes algo que decir, aprovecha y cuéntanos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.