R44 06/12/2020

0 Mariluz Ortega

El 2021 y el proceso de «lo nuevo».

Si es cierto lo que dicen muchos astrólogos, nos adentramos en una época de muchos cambios a la que ellos llaman «la gran mutación».  Una época de grandes innovaciones que se van a suceder con una velocidad vertiginosa.

Si es así, nos va a tocar lidiar con «lo nuevo», ya sea:

  • por activa (aportándolo nosotros a nuestra vida y/o al mundo) o
  • por pasiva (presenciando cómo otros los implementan y adaptándonos a los cambios).

Con el telón de fondo de mi trabajo y la meditación sobre el vacío que estamos sosteniendo en el grupo de trabajo de las Consejas en Acción, me he dado cuenta de que los seres humanos procesamos «lo nuevo» y «lo viejo» de una manera bastante parecida a la manera en que gestionamos aplicaciones o programas en nuestros dispositivos electrónicos.

En el caso de «lo nuevo», el proceso de aterrizaje en nuestro plano seguiría los 5 pasos que solemos seguir para instalar una aplicacion nueva en nuestro móvil o un programa nuevo en nuestro ordenador:

  1.  Conexión. Nos conectamos a la red (vi WiFi por ejemplo).
  2.  Identificación.  Buscamos y localizamos la aplicación o el programa.
  3.  Descarga.  Descargamos ese programa o aplicación en nuestro dispositivo.
  4.  Instalación.  Instalamos el programa o la aplicación en nuestro dispositivo.
  5.  Ejecución.  Ejecutamos la aplicación o el programa en nuestro dispositivo.

En cuanto a lo que es nuevo solo nuevo para ti (porque ya otras personas lo han implementado y tiene cierto arraigo en nuestro plano), puedes recurrir a otras personas para descargar esta información.  Esto puede suceder:

  • De manera totalmente deliberada, como cuando te apuntas a una formación, por ejemplo.
    En este caso tienes claro lo que quieres y lo buscas activamente.
  • De manera sincrónica, como cuando te encuentras a una persona de manera aparentemente casual y, escuchándola, te empiezas a inspirar y es como si te estuvieses descargardando la información directamente de ella vía bluetooth.
    En este caso te dan cuenta de que lo querías cuando te lo encuentras o empiezas a saber de ello y eso te puede llevar al punto anterior (buscarlo activamente si aún no lo has encontrado).

En ambos casos buscarás esa conexión a la red con la persona o la escuela que te permitan experimentar o aprender lo que necesitas (paso 1), encontrarás lo que más te resuene (paso 2), te apuntarás a la formación y/o empezarás a aprender (paso 3), empezarás a instalar todo ese aprendizaje en tu sistema (tu experiencia y tu memoria, paso 4), y en algún momento podrás poner todo esto en práctica.

Algunos pasos están tan mezclados que resulta difícil diferenciarlos, pero esán ahí.  Si quieres aprender guitarra, por ejemplo, buscarás una escuela o un profesor.  Tal vez utilices internet para ello (conexión).  Ya sea que decidas ir al conservatorio o que prefieras aprender con vídeos gratuitos de Youtube, llegará un momento en que decidas cómo y con quién vas a aprender (identificación) y que te pongas con ello.  En cuanto empiezas a aprender y vas practicando, estás descargando, instalando y ejecutando esto nuevo que estás aprendiendo.

Pero ¿qué pasa con «lo nuevo» de verdad?  ¿Con aquello que hasta ahora nadie ha «bajado» a nuestro plano?  No lo puedes buscar activamente ¿verdad?  ¿O sí?

Aquí veo dos casos (y me voy a dejar el que más me interesa para el final): uno en el que sí y otro en el que no.

DESCARGA DE LO NUEVO «CON BÚSQUEDA».

En este caso busca activamente descargar algo nuevo o diferente que nadie antes ha descargado en nuestro plano pero partes buscando activamente inspiración creativa o la solución a un problema.  Es la «descarga de lo nuevo» a la que estamos más acostumbrados en el arte y en la ciencia (y también en nuestras vidas cotidianas).

Sería algo así como hacer una búsqueda en un google súper lento o encargar un procesado de datos en un súper computador.  Pones los términos de búsqueda o subes los datos o los cálculos que quieres realizar y sigues con tu vida en lugar de quedarte delante de la pantalla esperando los  resultados.  Cuando la búsqueda o los cálculos han finalizado, te llegan los resultados.  Ese momento puede ser el más inesperado.  Así funcionan a menudo la inspiración o la solución de problemas científicos.  Incluso los Registros Akáshicos pueden funcionar así también.

En este tipo de descargas de lo nuevo «con búsqueda», los pasos 1, 2 y 3 se sucedían en segundo plano y de manera totalmente transparente para nosotros.  Esa «conexión con la red» y la subsiguiente descarga de información que solemos llamar «inspiración» o «ahá moment» y que daban entrada a nuestro plano a algo novedoso, se daban casi siempre de manera fortuita: pore ejemplo realizando cambiando de actividad, nada más despertarte, viendo algo inspriador o incluso en sueños.

DESCARGA DE LO NUEVO «A PELO».  Menos mal que no me gano la vida buscando nombres a las cosas por que lo «a pelo» tiene guasa… Pero es lo único que se me ha ocurrido (o que he sido capaz de «descargar» en este momento).

Esta es la búsqueda RAW, la búsqueda «en crudo», sin saber conscientemente qué estás buscando ni qué quieres descargar.

Paso 1.  Conexión.  Simplemente «te conectas a la red» con la herramienta que más te resuene y, desde una actitud femenina de receptividad, te abres a ser canal de «lo nuevo».

Paso 2.  Identificación.  Este paso se lo dejas a tu Ser, que sabrá mejor que tu ego qué es eso «nuevo» que en este momento te conviene experimentar.  Para poder hacer esto tienes que blindar tu canal desde la confianza total en que la pureza de tu intención actuará de «antivirus».  Para tu mayor bien y para el bien de todo lo creado.

Lo de delegar en tu Ser…  puede resultar complicado, lo sé.  Es cuestión de práctica.

Paso 3.  Descarga.  Si prestas atención, hay ocasiones en las que puedes sentir esta descarga en tu cuerpo.  Dependiendo de tu manera de traducir lo sutil, puede que sientas un peso, que veas una barra de progreso (yo soy así de friki) o que sientas hormigueo en el cuerpo.  Pero no es necesario que seas consciente de esta descarga para que se dé.  Se dará igualmente.

Paso 4.  Instalación.  Este paso es muy parecido al 3: lleva su tiempo y no siempre eres consciente cuando se produce.

Los pasos 3 y 4 suelen darse en segundo plano y es también tu Ser quien controla los tiempos.  Si eres una pesona que está muy presente y consciente de su cuerpo en todo momento, puede que te percates de cuándo suceden.  Si no es así, tal vez no te des ni cuenta pero, llegado el momento, sucederán igualmente.

¡Ah!  Se me olvidaba.  En este caso, en los pasos 3 y 4 «el dispositivo» es TU CUERPO (entendiendo por él tu cuerpo físico y todos sus entramados energéticos).  En el paso 5, «el dispositivo» es TU REALIDAD (tu experiencia).

Paso 5.  Ejecución.  Este paso es FUNDAMENTAL y común para todos los procesos relacionados con «lo nuevo».  Se trata de LLEVAR A LA PRÁCTICA «LO NUEVO».

Sin el paso 5, lo demás no sirve para nada.

¿De qué le sirve a un pintor la inspiración, si luego no pinta?  ¿De qué le sirve a un escritor la inspiración, si luego no escribe?  ¿De qué le hubiera servido a Newton el manzanazo en la cabeza, si no se hubiera puesto a traducirlo matemáticamente en una teoría comprobable?  ¿De qué te va a servir a ti conectar con «lo nuevo», si luego no te pones a ello?

Es en este último paso en el que nos solemos atascar, incluso cuando nos apuntamos a aprender algo que otros ya han «bajado» antes.  A mí me pasa.  Aprendes, haces el curso, te descargas la información… pero hay una parte que no se integra si no la llevas a la práctica.

¿El momento?  También lo delegas a tu Ser y a la Existencia pero, en cuanto sientas que ha llegado, adelante con ello.  Si tú no te haces cargo de esa idea y de implementarla, ten por seguro que, si es el momento de que esa idea aterrice en este plano, alguien más conectará con ella y la llevará a la práctica (doy fe de que esto ocurre con más frecuencia de lo que parece).

Si, como te decía al principio del artículo, los astrólogos tienen razón (y con el 2020, por desgracia, la han tenido), vamos a ver este proceso por todos lados.  De nosotros depende participar activamente en él o no.

Se me ocurre que también habrá que ir desinstalando aquella aplicaciones que ya no utilizamos, pero eso lo dejo para otra ocasión.  Abrochémonos el cinturón… que viene lo nuevo.  Y no parece que venga de forma fluidita y suave, así que mejor que nos pille preparados.

 

 


Mariluz Ortega

La autora:

Hola, soy María Luz Ortega. Alma mater de "El Bosque Mágico de Ávalon". Gracias por pasarte por este Bosque tan especial. :-) Si quieres saber algo más, visita la sección "sobre mí" de esta página.


Por si te interesa...

Libertad y éxito.
Lo que hacemos con la sombra

¿Y tú? ¿Cómo lo ves?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}