.st0{fill:#FFFFFF;}

Conocerse para trascenderse. 

 noviembre 17, 2020

By  Mariluz Ortega

Me temo que al final he caído.

via GIPHY

Me he metido a estudiar astrología. (Vale, sí… “se veia de vení”)

Pero no una astrología cualquiera, no… astrología psicológica evolutiva, chaval.

via GIPHY

Al principio el título me parecía muy rimbombante pero me ha bastado escuchar el tema introductorio para dar palmas con las orejas y alegrarme por la decisión. Por un lado, lo de psicológica me mola (en su momento barajé la psicología como opción cuando estaba eligiendo qué carrera estudiar), pero lo de evolutiva me ha enamorado definitivamente.

¿Qué es eso de “evolutiva”? Te estarás preguntando.

Verás. Hay muchas formas de enfocar la astrología. La mayoría de la gente se ha quedado con una imagen desfasada de la astrología que relega a este arte milenario a los horóscopos de las revistas. Pero la astrología es mucho más y, sobre todo, gracias al enfoque moderno que se le viene dando desde hace unas décadas, se ha convertido una estupenda herramienta de autoconocimiento.

Más allá de los millones de vídeos sobre “clima astrológico” que hay por internet que te ayudan a sacar partido a las energías disponibles (si crees en todo esto), para mí la verdadera potencia de la astrología radica en el estudio de tu carta natal. Este estudio es una de las muchas vías a nuestra disposición para poder poner en práctica el famoso “conócete a ti mismo”.

Para mí la astrología, el tarot, las runas… no son más que un lenguaje simbólico que utilizamos para traducir la realidad. La carta astral traduce y resume en un lenguaje de signos, planetas y casas cierta información relacionada contigo que se expresa a través del momento y lugar en el que naces. No es la única, por supuesto. También tienes tu transgeneracional, tu eneagrama… Hay muchos otros idiomas y codificaciones en los que puedes “leerte”, pero este es uno de los que me resuenan y que lleva milenios utilizándose.

Por desgracia, yo siempre había visto la carta como una especie de “cosa muerta”, casi como una condena. Así naces, y así mueres. Si tienes tal aspecto o tal otro… ajo y agua. “Haber elegío muete”. La belleza de la astrología evolutiva es que se enfoca en trascender y solucionar los conflictos que se reflejan en tu carta para que aprendas a lidiar con ellos sin que condicionen tu vida.

¡Aleluya!

via GIPHY

Tanto es así que, según esta corriente, no tiene mucho sentido mirar la carta natal de un iluminado, por ejemplo, porque la ha trascendido.

¿No es genial? Ahora estudiar tu carta tiene un “para qué”. No solo es por conocerte y por saber (por aquello de que no ocupa lugar) sino para poder utilizar esa información de cómo estás condicionado a ser para trascender eso e ir más allá.

Me encanta.

Así que no solo se trata de “conócete a ti mismo”, sino de “conócete a ti mismo para trascederte”. Para ir más allá de tus condicionamientos y tu ego.

Ya te iré contando…

Cuéntame: ¿cómo lo ves tú?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
A %d blogueros les gusta esto: