Reconectando con la vida.

Estamos ya en febrero, hemos pasado la fiesta de Imbolc y la primavera se acerca.  Con ella, la Pascua de resurrección.

Y yo siento que estoy volviendo a la vida después de unos cuantos años de letargo total.  Me he despertado a fuerza de guitarrazo y baquetazo, gracias a esta monumental versión del “smell like teen spirit” de Nirvana.

Han hecho falta mil músicos pirados, entregados y conectados, pero ha surtido efecto.

Si tienes algo que decir, aprovecha y cuéntanos.